TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

Madrid. Crónica de Barquerito

Correo Imprimir PDF

Dos toros notables de Alcurrucén en la apertura de San Isidro

 

Con uno confirma dignamente alternativa García Pulido y con otro se deja sentir Diego Urdiales, excelente con la espada.

 

Retazos sueltos de Morante con un toro gigantesco

 

Madrid, viernes 10 mayo de 2024. (COLPISA, Barquerito).- Las Ventas.1ª de la Feria de San Isidoro. Lleno. Se puso el cartel de "No hay billetes". 24.000 almas. Veraniego. Dos horas y cuarto de función. Seis toros de Alcurrucén (familia Lozano). Morante, pitos tras dos avisos y pitos. Diego Urdiales, vuelta al ruedo y silencio. García Pulido, que confirmó la alternativa, ovación tras un aviso y silencio

EL TORO DE ALCURRUCÉN con que se estrenó San Isidro fue el mejor de la corrida. Cinqueño, con el cuajo propio de la edad, abierto de cuerna, negro mulato, frío de partida, picado solo lo justo, tuvo unas cuantas virtudes: prontitud y son, embestidas codiciosas, humilladas y repetidas, fijeza.

Con él confirmó la alternativa Guillermo García Pulido solo tres meses después de haberla tomado. En un cartel armado en torno a Morante y Diego Urdiales parecía de partida el convidado de piedra. No lo fue. Decidido y firme, puesto enseguida, se acopló sin pruebas con el toro, que tuvo dos docenas primeras de viajes espléndidos. Más centrado por la mano diestra, buenos pases de pecho en los remates, menos fino por la otra. Cuatro tandas sin demasiado ajuste pero bien resueltas. Al acortarse distancias, bajó el tono. Un cambio por la espalda y una tanda de sedicentes bernadinas se celebraron con ruido. Una estocada valerosa, ligeramente desprendida.

La primera mitad de corrida fue sensiblemente mejor que la segunda. No solo porque el cuarto, zurrado en el caballo, fuera toro reservón, ni porque el quinto, de preciosas hechuras, solo pegara topetazos a la defensiva, ni porque el sexto, dócil y noblote, se parara demasiado pronto. Fue porque, además del notable primero, contaron un segundo cinqueño de extraordinario volumen -la caja inmensa del antiguo toro de Rincón- que fue toro de particular personalidad y un tercero ágil, elástico y ligero que se empleó sin duelo por las dos manos.

Contra costumbre, se jugaron por delante los tres toros de más cara. Morante, descuidado en la lidia del segundo, que desmontó a Aurelio Cruz y lo tuvo a su merced en la arena pero sin hacer por él, se dobló con genuina torería, se dejó sentir en los recortes cambiados y buscó sin terminar de pararse en el fondo del toro. Había que traérselo enganchado y aguantar la repetición. Hubo muletazos notables. Cuando ligó el natural con el de pecho, se escuchó por primera vez en la feria el rugido de las Ventas. Puesto por delante, el toro no le dejó pasar con la espada. Ocho pinchazos, dos avisos, un certero golpe de verduguillo.

Corretón de salida, el tercero tardó en fijarse, se escupió de un primer puyazo y esperó en banderillas. Diego Urdiales lo lidio con primor y paciencia, y después de un segundo puyazo quitó a la verónica. El único quite de la corrida. Le gustó el toro a Diego y brindó al público, el único brindis de toda la tarde. La apertura, modélica, estriándose y andándole al toro hasta los medios, fue preámbulo de una faena de impecable asiento, muy copiosa, resuelta, algo pasada de velocidad, con tandas abiertas en distancia de hasta seis y el de pecho, ligadas en el sitio, de logros y ajuste desiguales, pero con el sello propio de la pureza, del toreo de muleta planchada, con vuelo, suelta. Una estocada de soberbia ejecución. Y una vuelta al ruedo memorable por su brevedad -el paseo por la raya de dentro y sin pararse a posturear-y su sobriedad. Como tiene que ser.

Morante solo se dejó ver en la tanda de apertura del cuarto, que se había orientado en banderillas y fue toro receloso y sin entrega. Lo cazó con la espada a la primera. Urdiales, aplomo natural, intentó lo imposible a pesar de los violentos topetazos del quinto, que al escupirse del castigo en varas había coceado el caballo hasta tres veces.

García Pulido volvió a escena con un inmenso toro cuatreño de casi 600 kilos. Hicieron su aparición los nervios que tan bien había sujetado en el toro del estreno. No le encontró el cómo a un toro apagado pero de buen trato.

===========.=================..

Cuaderno de Bitácora.- A los 103 años acaba de morir José Luis Romany, uno de los arquitectos urbanistas más originales del Madrid de los primeros años 60, cuando la ciudad empezó a crecer por sus periferias. Al oeste, el barrio de Lourdes, junto a la colonia del Batán, es un ejemplo de su talento, Al norte, uno de los dos primeros poblados de Fuencarral. No esperéis la arquitectura de relumbrón en barrios obreros. Pero, si yo mandara en la empresa de los Visit Madrid, llevaría a los turistas lejos del centro. A las periferias. No para ver toros en la Venta del Batán, porque no hay toros en la venta, sino para ver cómo un arquitecto inteligente diseñó una colonia donde vivir. El ruido salvaje del tráfico de la autovía de Extremadura se encargó de amargar la vida a una parte de los pobladores del Batán. Y, sin embargo...

Frente a la sobriedad de Romay, los pináculos de porcelana de la plaza de las Ventas, que son su seña de identidad. No la única. Los pináculos son distintivo de la arquitectura regionalista de Sevilla que lleva la firma del célebre Aníbal González. Pero en la Maestranza de Sevilla no hay un solo pináculo. Ni nunca lo habrá.

Última actualización en Viernes, 10 de Mayo de 2024 21:52