TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

Madrid. Feria de Otoño. Crónica de Barquerito: "Antología de Morante, triunfo mayor de Ginés Marín"

Correo Imprimir PDF

De capa y muleta levanta pasiones el torero de la Puebla

El de Olivenza le corta las orejas a un extraordinario toro de Alcurrucén tras una breve faena redonda.

Madrid, Martes, 12 octubre 2021. (COLPISA, Barquerito) Seis toros de Alcurrucén (Hermanos Lozano Martín). Morante de la Puebla, una oreja y silencio. López Simón, saludos y silencio. Ginés Marín, saludos y dos orejas. José Chacón bregó y banderilleó con gran acierto. 9ª del abono de otoño. Veranillo. 14.000 almas. Dos horas y media de función

CON EL TORO que partió plaza hizo Morante muchas maravillas. Las primeras, en el recibo de capa, que fue de dos mitades: una primera de lances genuflexos y largos para fijar el toro, y una segunda de verónicas reunidas, las manos ni altas ni bajas, el dibujo en semicírculo en cuanto respondió el toro, que vino toreado y traído en todas las bazas. En todas ellas fue ganando terreno Morante, que, a capote desplegado y en delantal todavía firmó un lance singular para dejar el toro en suerte frente al caballo.

Del caballo salió escopetado el toro, pero a los medios se fue Morante a buscarlo. Posado, dibujó en el quite cuatro verónicas de lindo compás y media de remate. El sentido del compás iba a ser la seña de cuanto vino después. De momento, un ampuloso galleo de frente por detrás para llevar al toro al caballo por segunda vez. Después de banderillas, una faena de ritmo por todo particular. Corto de cuello, engatillado y recogido, el toro no descolgó. Tuvo, a cambio, fijeza. Y el picante preciso para encarecer la faena, que fue una sucesión encadenada de ideas y aciertos.

La apertura, por ayudados por alto a suerte cargada con naturales intercalados. El cuerpo central, en los medios o bien abierto Morante en el tercio, fue pura crema sin despojo. En redondo dos tandas despaciosas, ligadas en el sitio, rematada una con el cambiado por bajo y con un cambio de mano por delante la otra. No entró en el repertorio el pase de pecho clásico. Tampoco para abrochar una tanda de naturales impecables. El aplomo de Morante a pesar de la resistencia del toro fue la nota clave en el remate de faena.

Un remate profuso que incluyó, fuera de catálogo, el molinete de apertura ligado con el natural y, en seguida, otra tanda de uno a uno con la izquierda en un solo terreno, un palmo, y, ahora sí, abrochada con el de pecho, un recorte y un desplante concebido y puesto como una suerte de más. La gente no paró de aplaudir, jalear y, subrayar a coro la exhibición, breve al cabo, precisa, muy bella. Una estocada, una oreja y una vuelta al ruedo apoteósica.

En tipo estuvo la corrida de Alcurrucén, muy bien cortada, de lindo escaparate, pareja de hechuras, variada de pintas y de diversa condición. Casi todo hicieron la salida patrón del encaste Núñez: muy corretones, incansables galopadas sin terminar de fijarse. El segundo de Morante, frenado, las manos por delante, el de peor nota de la corrida, se huyó del caballo.

Morante le había echado los vuelos al hocico para ponerlo en suerte y hasta apostó por él en un inicio de faena vivido con expectante silencio. Un tanteo en tablas con muletazos cambiados o en la suerte natural. Probón, desparramando la mirada, ajeno y casi incierto, no quiso el toro ni provocado a la voz. Porfía breve, tres bellos muletazos de pitón a pitón, el regalo de una reolina de la casa, dos pinchazos y una estocada caída. De Morante y su firma propia había sido en el tercero de la tarde un quite de tres chicuelinas abrochadas con media y brionesa. La chicuelina como una de las bellas artes.

Ese tercer toro, alto y estrecho, colorado, se había emplazado de partida, pero dejó ver pronto su buen son. No solo en el quite de Morante sino en la réplica de Ginés Marín por el mismo palo, pero no el mismo acierto, y, sobre todo, después. Fue el de mejor nota en el caballo. Tal vez cobrara más de la cuenta. Embestidas humilladas pero frágiles. Ginés abrió de rodillas por alto, el toro no protestó, pero claudicó al menor tirón. No llegó a romper una faena que pudo haber sido y no fue.

Para Ginés estaba, sin embargo, el toro de la tarde. Ni el segundo, reservón y parado, ni un quinto muy noble pero apalancado, ni mucho menos el cuarto habían levantado el espectáculo tras la lección de Morante. Así que fue el sexto, más toro que los demás, apretado de cuerna y engatillado, hechuras impecables. Tal vez el toro de la feria. La salida tan a su aire, su manera de soltarse del caballo, su espera en banderillas. Todo eso, pero tomó la muleta con el son y la alegría de los alcurrucenes de pata negra. Pronto, repetidor, entregado. Ahora no dejó Ginés Marín pasar la ocasión en vano. Eligió casi a las primeras de cambio la mano izquierda, la mejor del toro, y por ella, encajado, sin temblores, se lo trajo por los vuelos en muletazos embraguetados, cosidos, muy cadenciosos y casi al desmayo. Sin cortar faena con paseos, sino en una exhibición de confianza y, sobre todas las cosas, de caro temple. La concesión de un par de muletazos mirando al tendido. Solo eso. Y una estocada sin mácula. Dos orejas.

Postdata para los íntimos.- Justo enfrente del friso del encierro y casi delante de la puerta de autoridades me ha parado a las cinco un paisano con trípode y cámara de fotógrafo casi profesional. Estaba enmascarado pero debajo de la mascarilla lucía una barba blanca rala pero crecida. Que me conocía, que me había visto en la televisión, que me admiraba y que sabía que había estado enfermo y que si ya estaba bueno. Y que cómo me llamaba, que no se acordaba de mi nombre, Y se lo dije, pero que ese  nombre, no, que el otro. O sea el apodo. Y que nos hiciéramos una foto juntos. Estaba con él su mujer, y ella ha disparado. Hemos salido guapos los dos. En buena compaña-

Y ahora me tocó preguntar a mí. La mascarilla llevaba impresa en el carrillo izquierdo el nombre de un restaurante. "El Tomillo". Y qué dónde estaba. "En Zaragoza". Y en qué parte de Zaragoza. "No en la capital. En Alagón. Ya lo he dejado, lo llevan mis hijos...". Alagón. ¡La tierra de Paulita!. "Sí, señor, Paulita". "Buen torero". "Pero la espada..." "No importa la espada". Que lo había visto el sábado en Villa del Prado. Y lo bien que anduvo. La cogida, sí.. Pero saldrá bueno.

El Día del Pilar. Tantos años en Zaragoza, y tan feliz. Y esta vez ha venido Zaragoza a verme. Alagón, digo.

Morante es de otro mundo.
Última actualización en Martes, 12 de Octubre de 2021 21:25