TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

"La gran mentira - La gran verdad". Artículo de Enrique Calvo "El Cali"

Correo Imprimir PDF

Muchas veces he comentado con amigos que voy a morir y no sabré el porqué de algunas situaciones que pasan en el Mundo de los Toros pues en medio de virtudes como  la bohemia y el romanticismo, hay una gran mentira, una gran envidia y  poca solidaridad.

Gran parte de estos males son los que a pesar de la gran verdad del TORO, (único elemento íntegro) han impedido que tengamos un espectáculo por encima de otros muchos llamados de masas. Esto se da a nivel de escritorio, de oficinas perversas que no dejan que florezca esa gran verdad del Toro, mentes  con poca visión de un espectáculo lleno de verdad  en la Plaza, auspiciado por hombres soñadores que se juegan su vida en aras de mantener una tradición Cultural a cambio de  ser reconocidos en el corto deambular por la vida y de paso tener una vida digna, ganada sin trampas ni cartón.  De que el TORO hablara y se defendiera en los escritorios, otro “gallo cantaría” pero como no habla, estamos jodidos.

Lástima que al salir de este romance, casi a la fuerza,  te topes con la  gran mentira  de la sociedad en donde no hay mas que zancadilla venteada, mentiras, envidias y  engaño no  de un Toro por supuesto, de otro ser de iguales características con  menos pases que el peor “Victorino”, para el que no hay Ley ni Norma que le sirva de guía.  Intentado incursionar en la política, he visitado cuanto foro con la idea de aprender y  servir con dignidad, la misma que llevé por los  ruedos,  ahora, con la visión  de un cambio fundamental en una  sociedad enferma por la llamada “globalización” que rige  los sistemas económicos y disque democráticos, donde solo prima la voracidad de la corrupción por los  contratos en un contubernio tanto del  sector privado como del público.

Razón tienen en gran medida el que la juventud no quiera saber nada de política. Razón de las  de las protestas que inundan el mundo, ya árabe, ya occidental. Será decir que no son todos, es posible que haya excepciones, de todo hay en la viña del Señor, pero deben ser muy pocos a los cuales habría que hacerles un monumento. El fenómeno es mundial, por lo menos en nuestro espectro latino que para muestra  la que tienen encima los partidos políticos españoles no muy lejana de la realidad colombiana, venezolana, argentina o italiana. ¿Solo queda pensar  que lo llevamos en la sangre?

Todo lo anterior viene a la bonita y esperanzadora realidad vivida en el “Coso de Cañaveralejo”, en un  mañana de este  Julio. Es de locos que otra cosa puede ser que al llamado de otro loco soñando  sacar  figuras americanas y de paso  ganarse unos pesos dignamente mas por romanticismo que otra  cosa;  se le apuntaron al llamado  mas de medio centenar de jóvenes de todo Colombia y países vecinos con el aliciente de jugarse su juventud y su vida en unas próximas novilladas que poco futuro ofrecen.

Algunos llegaron a “dedo” de sus distintos lugares de origen. Lo grandioso del tema está en que estos jóvenes modernos que tienen los medios que proporciona la tecnología actual son consientes de las dificultades por las que pasa la Fiesta, saben de que es un milagro ser Figura del Toreo, especialmente en estas américas sin alicientes de cambios o intercambios que les lleven a soñar verse anunciado en Cenicientos o Aracena por dejar de mencionar las “Ventas” sueño de todo Torero. Se salen de ese criticado y vilipendiado sistema actual que corroe la conciencia de los hombres. Que tristeza que no hayamos sido capaces de mostrar la gran verdad de una Fiesta que solo resume cultura por todos sus poros.

Como conclusión decir que mientras haya estos pequeños soñadores difícilmente podrán acabar con la única verdad actual de la Tierra. Me quedo con esta  mentira, pero, seguiré buscando servir desde la otra gran mentira, como construir una  sociedad más justa según rezan nuestras Constituciones y donde la verdad y no la mentira tengan algún parecido a la autenticidad del TORO BRAVO.