TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

PAMPLONA. DIARIO DE NAVARRA. Artículo de Barquerito: "Condeso y lavado"

Correo Imprimir PDF

SOLO PARA MANSOS (Diario de Navarra)

A los toros del Conde de la Corte, que está en los anales como un ganadero de época –una o dos épocas, entre 1920 y 1970, y una guerra por medio- se dio en llamarlos un día condesos. Como suena. A los del Duque de Veragua, que consta en actas no como un ganadero de época sino como una época del toreo –casi un siglo entero, el XIX-, no se les llamó nunca ni duqueses ni duquesos ni ducales. Se decía, sin más, veraguas. A los del primer Marqués de Domecq ganadero, que fue ilustre criador pero por muy poquito tiempo, en los 1950, no se les puso apodo particular. Y, sin embargo, todavía ahora se dice entre taurinos “un toro del Marqués” y no hace falta decir más. Como si no hubiera más marqueses en todo el Gotha. Ni más condes. Veraguas, cierto es, sólo hay uno, que fue el que puso el huevo de Colón. El propio Cristóbal Colón, Colom o Colombo.

De los toros de Veragua no queda apenas rastro. La ganadería fue la más larga de sus dos épocas. Se vendió entera hace ochenta años –por problemas financieros no tan ajenos a los de hoy mismo- y pasó de las vegas del Tajo en Aranjuez a las amenas lagunas de la Janda y Jandilla en la provincia de Cádiz. Ese viaje fue el principio del fin. En las paredes de la casa del Marqués de Domecq estaban colgadas las fotos de aquel viaje por sendas trashumantes o cañadas reales. La historia se escribe en sepia.

Cuando los Veragua se arruinaron, el Conde de la Corte, en su finca de Jerez de los Caballeros, provincia de Badajoz,  vivió su primera época de gloria. La del Conde fue ganadería nodriza o matriz, y la de Dolores Aguirre, rama del tronco condeso, se reclama como una de las más fieles a su origen. Con su variedad de escaparates, su imponente cuajo, su severo estilo. No es común en la ganadería la pinta melocotón y, menos, el toro lavado.

Lavados llaman los vaqueros a los toros de pelaje más claro en remos y cara, como el segundo de ayer. Condeso, melocotón y lavado. Un salto atrás, dicen los expertos. No salió buena la corrida de Dolores, pero esa rara avis fue, dentro de un orden, el mejor de los seis.