TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

CASTELLÓN. Crónica de Barquerito: "El primer desafío ganadero de la Magdalena, notable espectáculo"

Correo Imprimir PDF

Tres victorinos cinqueños de dispar condición y tres cuatreños de Cuadri de gloriosas hechuras, bravos y nobles. Aterrizaje notable de Rubén Pinar en el circuito duro.

Castellón, 17 mar. (COLPISA, Barquerito)

Sábado, 17 de marzo de 2012. Castellón. 6ª del abono de la Magdalena. Casi media plaza. Primaveral.

1º de los Desafíos Ganaderos. Tres toros de Victorino Martín, que se jugaron por delante, desiguales de lámina y condición, muy ofensivos, y tres de Hijo de Celestino Cuadri, hondos, enormes, parejos, bravos en el caballo salvo el sexto, que protestó, y de darse con temple en la muleta. Los seis fueron ovacionados de salida y en el arrastre.

Uceda Leal, de rosa y oro, una oreja y saludos. Alberto Aguilar, de violeta y oro, oreja y oreja. Rubén Pinar, de nazareno y oro, oreja y oreja.

Alberto Martínez resbaló después de ponerle al sexto un primer par de banderillas y resultó cogido, volteado y apaleado. Varetazos varios de pronóstico leve.

LOS TRES TOROS de Victorino del primero de los tres Desafíos de la Magdalena fueron cinqueños. Descarado y cornalón un primero bajito y corto, casi enano, negro entrepelado, que salió gateando ytuvo la movilidad propia de la casta. Ni se entregó ni se resistió el toro, que fue, de los tres del envío, el más avictorinado digamos. Mutante conducta, a más en la muleta, sin dejar de revolverse. Fue toro con plaza y genuino interés. Combativo. Lo aplaudieron de salida y en el arrastre. Era de la reata de los Barateros de Saltillo. Sin las calidades de los mejores de la familia. Pero sin desdoro para la estirpe.

Cárdeno claro, alto y levantado, degollado, el segundo, abierto de cuerna y bizquito, provocó de salida un oh de admiración. Raro el tipo. Fue toro bastante vivo pero el más templado de los tres de su casa. De largo y elástico cuello. Apretó en banderillas, tuvo fijeza, metió la cara en los viajes por la mano derecha, solo se dejó ver en un pase por la izquierda resuelto en testarazo y desarme.

El tercero, zancudo y sillote, cornipaso y destartalado, estaba fuera de tipo. Cárdeno, sí, pero. Genio violento en el caballo, frenazos, toro amusgado que echaba las orejas en alerta y se emplazó después de sangrado porque sentiría que era en los medios donde más protegido estaba. Tuvo fondo agresivo. La escopeta cargada. Se metía por debajo. Un punto filipino. No era tobillero sino que buscaba. Fue, por lo demás, caja de sorpresas y, sometido y consentido por Rubén Pinar –seria e inteligente faena de poder-, pareció mudar con el trato. No se ocultaron sus dificultades. Por alto se volvía protestando.

Hora y veinte minutos se llevó la primera mitad de una corrida que el guión tenía dividido en dos partes prescritas. Dura de manos, variada o diversa, ni típica ni atípica, de nota media tan solo discreta en varas, la mitad de Victorino fue antes que nada y hasta más que nada un espectáculo de tensión. La correa del tercer toro, la bonanza relativa del segundo, la personalidad del primero. La tramoya toda. Uceda Leal, sereno y suficiente, expuso sin duelo con el primero. Ni tiró líneas, ni se escondió, ni se tomó ventajas, ni se fue de terreno una sola vez. No es que la faena se definiera por lo que no fue, pero esos detalles resultaron relevantes. Muy pequeña la muleta, que no siempre salió limpia en los finales. Un pase de pecho obligado –a la clásica- fue celebrado con gran ruido. El auténtico pase de pechosiempre provoca. La estocada de Uceda fue de las de Uceda: perfecta, letal, sin puntilla el toro.

Alberto Aguilar, pura polvorilla, calambre torero constante, se templó en el arranque de faena con el segundo. En sitio bueno. Donde más quería el toro. Segunda raya. Alardes de cruzarse al pitón contrario con la sangre caliente y no fría. Un peleado cuerpo a cuerpo. La emoción del toreo de fajarse. Una estocada ladeada, rueda de peones, un descabello. Y, luego, la poderosa faena de Rubén Pinar, su capacidad para salvar el trance del tercero, que no tuvo apenas embestidas francas sino que cada viaje era un problema. Recursos, firmeza y autoridad del torero de Tobarra, que era novedad en  los carteles de colmillo retorcido. Novedad importante. No un advenedizo ni un desesperado.

La mitad de Cuadri se vivió como una fiesta. Los tres toros pasaron el listón de los 600 kilos y dos de ellos, cuarto y quinto, que fueron dos gotas de agua. estaban bordeando los 650. Espléndidas láminas. Astifinos y cornicortos, de una seriedad imponente. Ovacionaron con fuerza a los tres de salida. Y en el arrastre también. Cuarto y quinto se emplearon de verdad en el caballo. Romanearon los dos; el cuarto descabalgó a un piquero tan notable como Germán González, jinete seguro; el quinto pareció apretar los dientes al sentir la llama de la puya; se oyó un “¡Viva Cuadri!” cuando el toro recargó en plena batalla.Un caballo de pica extraordinario.

Los dos toros, chatos y rabicortos, fueron nobles de verdad, se movieron templados desde la misma salida y sacaron en la muleta ese denso son tan privativo de la ganadería. Uceda se acopló con el cuarto y lo toreó muy despacio. Pecó de embriagarse y no se percató del momento en que el toro, a punto de aplomarse, le pidió en silencio la muerte a espada. Gran toro, pese a irse a morir al paso a las tablas de enfrente. Y faena de carga sentimental: entregado Uceda como si fuera torero nuevo.

El quinto se vino a modo por la mano derecha, le perdió pasos Aguilar, que por sistema se iba antes de rematar muletazo, no llegó a haber tres ligados ni seguidos, y el toro los tenía y tuvo, y se los llevó para dentro. Saltos, sobresaltos, emociones varias, un pinchazo y una estocada defectuosa. La banda se había atrevido con el Nerva, de Rojas, y la música desató la euforia.

Dos horas pero nadie parecía cansado. Detalle de buen espectáculo, que tuvo de final el complicado pero no imposible de los tres de Cuadri, que se dolió pero apretó en el caballo, que se arrancó contra el veterano Alberto Martínez al verlo caído en el suelo –resbalón sobre la cal de las rayas- y le pegó una paliza monumental pero no lo hirió, y que, sobre todas las cosas, vino a ratificar la capacidad de Rubén Pinar, su mucho saber, su esmero, su temple, que no es nuevo pero aquí contó mucho más que nunca. No fue sencillo encarrilar ese toro ni enjaretarlo finamente y sin desmayo. Con conocimiento de causa. ¿Qué quién ganó el duelo? El jurado no dio por altavoces su veredicto. En clamor popular, Cuadri.

Post-data para los íntimos.- En un paseo antes de comer por el Parque de Ribalta, me sedujo el aroma de un parterre muy cuidado de espliego. O lavanda, que es lo mismo, Ya en flor, que es de color malva suave. Hay quien confunde espliego y romero, y el tomillo con  el orégano, y la velocidad con el tocino. Si es de plantas ,hablamos de sus olores. Cuando el olor es delicado, decimos aroma. Para distinguir de alguna manera la esencia de lo que no lo es.

La flora del parque es una de las maravillas de Castellón. Si no fuera un parque tan brutalmente maltratado -¡dejan aparcar coches en las sendas de albero!-, sería el Paraíso Terrenal. La plaza de toros está enfrente del Parque. Es más antigua la plaza que el Parque.

Ha habido gente delicada que se encargó de hacer ramilletes de espliego y luego se los tiraron a los toreros en las vueltas al ruedo. Yo hubiera sacado a saludar al mayoral de Cuadri, que llevaba ocho años sin lidiar en Castellón. ¡Qué buen torero es Rubén Pinar! Bueno de capaz y templado. No estamos hablando de aromas sevillanos, sino del romero del Ribalta.

Mañana, Cuadri vs. Miura.

Última actualización en Sábado, 17 de Marzo de 2012 23:42